martes, 19 de abril de 2011

Crónica fotoestúpida del Saló del Cómic

Página 1. La historia empieza con Alberto, un amigo de Zamora de los editores, que va a Madrid con Chus para comprar el nuevo carro en el que los chicos transportarán los fanzines para ir a salones.
- ¿Entonces como la llaman?
- Royale con Queso.
Página 2. La noche del miércoles, los protagonistas salen para el metro, hacia Avenida de América, para coger el autobús que les llevará hasta Barcelona, pero entonces, Alberto rompe la maleta nueva de Diego, que va cargada de fanzines, y hay que arreglarla con uno de los cordones de las zapatillas de Chus.
"Yo no he sido"
Chus, desde entonces, irá con una zapatilla sin cordón.
En cuanto lleguemos compramos uno. No seremos tan tontos de que se nos olvide comprarlo en cinco días ¿no?
Página 3. Resulta que ahora los autobuses vienen con una minitelevisión en la que puedes elegir lo que vas a ver y todo.
No había tebeos, pero todos vimos Percy Jackson.
Excepto Alberto, que vio Rompedientes. Una obra maestra del cine, señores.
Página 5: Ya en el Salón, nuestro nuevo becario nos ayudó a plagarlo de carteles. Comprobamos, que al contrario que en Madrid, los catalanes no miran los carteles en los salones. Inversión de dinero y tiempo tirada a la basura. La esencia de ANDERGRAÜN, vamos.

Para los que no nos enncontrasteis, estábamos aquí, compartiendo stand con la libretilla de Edison, un fanzine que ha mejorado horrores porque en este número Diego Núñez DNM escribe un guión.
Es como actualizar dos veces.
Interludio: La Segunda Guerra Mundial.
Interludio 2: No era Elsa Pataky, pero se le podían tocar las tetas igualmente.

Continúa la historia, Alberto descubre que el martillo de Thor ha sido robado, y tenemos que descubrir al culpable.
- ¡Así de grande lo tenía!
Los protagonistas se van a la presentación de fanzines a investigar, a ver si encuentran ahí el martillo desaparecido. No lo encuentran, pero descubren que a nadie le preocupan lo más mínimo los fanzines.
Yo he venido aquí a hablar de mi libro, si vais a hablar de otros, me distraigo.
Interludio 3: Rubén Fdez. el señor ese que hace Federik Freak en El Jueves, recibió un regalo de manos de un muñeco que habían hecho de sí mismo. El regalo era un muñeco aún más pequeño de sí mismo. No preguntéis, es el humor de Ruleta Rusa.
Página 8. Los chicos consiguen llegar a la entrega de premios. Al final no ganan ni nada, gana un señor mayor que hace un fanzine en su casa.
Al final, el martillo lo tenía Alberto guardado por ahí. Pero se le había olvidado.

Qué cosas tengo ¿eh chicos?
Y no hay más fotos de más cosas ni nada, porque el salón fue bastante patatero. A alguien se le ocurrió que ponerlo un mes antes de lo habitual, cuando la gente aún cree que queda tiempo para que sea, y todo el mundo se ha ido de vacaciones, iba a ser una buena idea. El ANDERGRAÜN 4 no se vendió mal, pero podría haber estado mejor. Se pasaron por allí la mayoría de nuestros autores, por lo que fue una pena no disponer de un stand en el que ponerlos a firmar. Quizá para algún Expocómic si nos hacemos ricos.

5 comentarios:

Fabian dijo...

Excelente crónica!! Siento que he vivido la experiencia junto con ustedes :D
Me ha gustado mucho el post! :D
Buena semana!

Rubén Aniorte dijo...

Hey! Yo tengo algunas fotos más con vosotros, pero sigue sin funcionar el mail!! Mira, ya os paso directamente el mio y me escribis vosotros, a ver si asi va. Os dejo el enlace a mi blog que ahí sale

http://www.rubendibuja.blogspot.com/

RoberZamora dijo...

¿Al final os acordasteis de comprar el cordón?

Chus Lightyear dijo...

Rubén, prueba con mi e-mail jesusbarpe@gmail.com

A día de hoy sigo sin cordón en la zapatilla izquierda querido Rober.

Pauner dijo...

Qué raro, yo también ví Percy Jackson pero en el tren. ¡Esto debe ser una puñetera conspiración!